Pautas educativas para ayudar en la relación Padres-Hijos

3133472149_a18a555145_m

¿Cómo afrontar una rabieta?

¿Cómo enseñar a manejar la frustración a nuestros hijos?

¿Hago bien protegiendo a mi hij@ de todos los obstáculos que se le presentan?

¿Cómo aprender a poner límites y establecer normas claras?

¿Cómo aplicar la economía de fichas? ¿Por qué resulta eficaz esta técnica?

 

Los padres se enfrentan a diferentes situaciones en el día a día con sus hijos. A continuación os damos una serie de pautas y consejos para poder aplicarlos, haciendo que mejore la convivencia, se adquieran valores y favorezca la autonomía y autoestima de cada uno.

Las rabietas suelen comenzar en edad temprana, generalmente cuando decimos “NO” al niñ@ cuando intenta conseguir algo insistentemente. Es necesario poner límites claros y no ceder ante estas llamadas de atención.

Ante una situación de rabieta, se recomienda ignorar la conducta de éste, no prestando atención, lo que implica no mirarle, no hablarle y no tocarle. Si atendemos a la conducta del niñ@, le estamos enseñando que mediante el recurso del llanto y pataleta conseguirá lo que se propone y hará que la próxima vez lo repita. Si ignoramos la conducta, le enseñamos que de esa forma no va a conseguirlo y hará que desista de hacerlo, aprendiendo a tolerar la frustración y a esperar.

Ignorar conducta inadecuada – reforzar conducta positiva

Por otro lado, cuando el niñ@ trata de realizar una actividad y no le sale a la primera o como él desea, probablemente esto puede generarle frustración. Por ello, para estos casos, es conveniente animar a continuar, dando mensajes positivos tales como “adelante, “tú puedes hacerlo, “lo importante es intentarlo, no ganar, ni hacerlo perfecto.

El problema de querer resolver todos los conflictos de los hijos, de no querer que sufran, allanarles el camino para que no se encuentren con obstáculos, hace que pueda generar una mayor inseguridad y dependencia en ellos. Es muy importante potenciar la autoestima, autonomía y dar recursos para que ellos mismos se enfrenten a las situaciones difíciles.

“No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas”. Louis Pasteur

El sistema de Economía de fichas, también llamado “sistema de puntos”, se utiliza para motivar al niño en la ejecución de determinados aprendizajes y para fomentar la aparición de conductas positivas, controlando o eliminando las disruptivas. Con ello, se consigue que adquieran unos hábitos (“normas”) tanto en casa como en la ikastola, etc. mediante la utilización de reforzadores o puntos para finalmente alcanzar una recompensa.

2 ideas en “Pautas educativas para ayudar en la relación Padres-Hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

070-480 220-802 640-554 70-466 MB7-702 70-417 74-335 C_HANATEC131 C2090-303 070-243 070-417 1Z0-060 70-460