2

Síndrome Postvacacional en Niños y Adultos

Después de unas estupendas vacaciones, ¿A quién le apetece volver al trabajo? ¡Qué pereza!

Rutinas, levantarse pronto, aguantar las broncas de los jefes o de los profesores, muchas responsabilidades, tener que estudiar o hacer exámenes…. La vuelta puede ser dura. Puedes sentir cansancio, fatiga, falta de sueño, dolores musculares, falta de apetito o de concentración, falta de interés o nerviosismo, cambios de humor repentinos, etc.

Esto es lo que llamamos Síndrome PostVacacional, un conjunto de síntomas que se presentan al incorporarnos a nuestras obligaciones tras un periodo de vacaciones. No está aceptado como una enfermedad.

No todas las personas lo padecen, de hecho, algunos, después de las vacaciones vuelven al trabajo con las pilas cargadas, con ganas de mejorar en el trabajo, innovar…

Os aconsejamos una serie de pautas para prevenir este síndrome:

– Programa tu regreso un día antes para poder organizar y descansar antes de empezar a trabajar.

– Respeta las horas de sueño.

– Aborda tus tareas laborales progresivamente, priorizando las más importantes y más placenteras.

– Elimina los pensamientos negativos recurrentes y cámbialos por positivos.

– Acostúmbrate a los horarios progresivamente, pero sin caer en una rutina. Organízate y diviértete.

-Haz deporte para relajarte después de la jornada laboral.

-Haz una lista de nuevos retos que te motiven y llévala a cabo.

 

Así como a los adultos, también afecta a los niños.

Éstos lo muestran mediante frases de rechazo al colegio “No quiero ir al colegio” “No estoy a gusto en el colegio”… o poniendo excusas como por ejemplo, “No me encuentro bien”... Asimismo, a veces presentan insomnio, llanto, somatizaciones digestivas como vómitos o diarreas, etc.

En estos casos, es importante estar atentos a estas señales e identificar con ellos los aspectos positivos, tales como ver a los compañeros, divertirse con los juguetes, incidir en la asignatura preferida, hablar sobre las extra-escolares que quiere apuntarse, etc.

 

El Síndrome Postvacacional es pasajero,  se debe tener paciencia, y así  poder afrontar nuevas etapas con ilusión. 

 

1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

070-480 220-802 640-554 70-466 MB7-702 70-417 74-335 C_HANATEC131 C2090-303 070-243 070-417 1Z0-060 70-460